Cómo enseñar a leer a un niño de 7 años

Cómo enseñar a leer a un niño de 7 años

La lectura es una de las habilidades más valiosas que un niño puede aprender.

Recuerdo que aprendí a juntar consonantes y vocales con mi madre, y fue gracias a ella lo que me hizo el lector que soy hoy en día. He pasado mucho tiempo estudiando cómo enseñar esto a los niños y me gustaría compartirlo contigo aquí.

Hay muchos métodos eficaces para enseñar a tu hijo de siete años a leer. Algunos de estos métodos incluyen:

  • Dar ejemplo a tus hijos
  • Leerles a tus hijos
  • Promover la escritura
  • Mantener conversaciones con tus hijos
  • Hacer que tu hijo te cuente y te lea cuentos

Como dije antes, hay muchas maneras en que nosotros, como padres y maestros, podemos enseñar a nuestros niños de siete años a leer.

Después de llevar a cabo algunas investigaciones, he encontrado las maneras más eficaces de enseñar a un niño de siete años a leer.

Por dónde empezar

La edad de siete años es una edad única en la que las habilidades de desarrollo en la lectura se están estableciendo rápidamente: esta es la edad en la que más cuenta, ya que después de que tengan su base de lectura serán capaces de leer cosas cotidianas tales como señales de tráfico, letras de canciones, y libros más complicados y profundos a medida que su nivel de lectura aumente.

Es extremadamente importante cultivar esta habilidad en tu hijo de siete años porque es una habilidad que necesitará y usará a lo largo de toda su vida. La habilidad de leer, especialmente a esta edad, no debe ser subestimada.

Si eres un padre o un educador dentro de las clases, todos somos maestros. Aunque hay mucho trabajo que hacer durante las horas de clase, los padres contribuyen con un impacto igual, si no mayor, en la forma en que el niño desarrolla las habilidades para leer.

Empecemos por centrarnos en nosotros mismos.

Sé un ejemplo

Puedes empezar a dar ejemplo a tu hijo de siete años siendo tú mismo un lector. Es importante que, como individuo, te tomes el tiempo para leer y comprometer tu mente para que puedas enseñarle a tu hijo la habilidad que se disfruta usarlo diariamente.

Desarrolla un hábito de lectura. Además sólo puedes beneficiarte de él y te encontrarás tan intrigado y aprendiendo como tu hijo. Ya sea que te guste leer el periódico, una buena novela u hojear las páginas de una revista, los niños están muy al tanto de lo que sucede a su alrededor, incluso que estés leyendo.

Los niños a menudo quieren ser como sus padres y como resultado, incorporar los gestos de sus padres en sus vidas.

Al leer con frecuencia y disfrutar de esta actividad tranquila, tu hijo también querrá participar. Si te lo propones, todo es posible.

Incorpora letras y palabras en el ambiente de tu hijo(a)

Al decorar la guardería de su bebé, a menudo encontrarás palabras sencillas que se convierten en un elemento básico para la decoración.

El nombre de tu hijo puede estar escrito encima de su cuna, los libros que planeas leerles están ordenadamente apilados en una estantería cercana.

Los juguetes, libros, ropa, pañales y otras necesidades son cuidadosamente etiquetados con cartas y organizadores coloridos. Desde la infancia, nuestros bebés están rodeados de palabras que llegarán a comprender. Otra vez, por emmersión.

A medida que tu hijo comience a crecer, incorpora tu lenguaje en su actividad.

Fisher Price y otras compañías tienen muchos juguetes que implementan las palabras y la lectura en todos los niveles de edad.

Para los niños de siete años, un gran dispositivo que es extremadamente divertido es tener letras magnéticas en el refrigerador. Usando estas letras, tu(s) hijo(s) puede(n) crear palabras, oraciones, ¡incluso cuentos!

Pueden crear juegos a partir de ellos y crear tantas palabras como puedan, crear rimas y más. Tener esto como una opción de entretenimiento para tu hijo será muy beneficioso.

Como padre, es posible que hasta te diviertas en el refrigerador. Puedes crear listas de tareas para sus hijos, dejar mensajes o citas motivadoras para que tu pequeño siga adelante.

Una marca favorita de letras magnéticas son estas: Jaques of London

Léele a tu hijo de siete años

A menudo recuerdo a mi madre y a mi padre leyéndome al lado de mi cama antes de irme a dormir. Me inclinaba hacia mis padres, mirando intensamente mi libro, siguiendo las formas de las palabras de las que estaban leyendo, comenzando lentamente con el tiempo a leer las palabras recién aprendidas al unísono con ellos.

Al leerles a nuestros hijos los involucramos con las mismas palabras que les leemos. Cuando les hablamos, entienden lo que decimos por implicación y razonamiento. Cuando leemos a nuestros niños tienen la oportunidad de participar. Al igual que yo, pueden seguirte mientras lees. Pueden tener la satisfacción personal de juntar palabras y aprenderlas de primera mano por sí mismos.

También es importante que al leerle a tus hijos les hagas preguntas y también los anime a que te hagan preguntas. Pueden ayudarse mutuamente a aprender: por ejemplo, si te hacen preguntas sobre lo que están leyendo, se comprometen a mirar más de cerca el texto y les ofrece un desafío y la satisfacción de responder.

Es muy importante ser abierto y amigable cuando tu hijo(a) hace preguntas.

Personalmente, recuerdo haberme preguntado constantemente qué eran ciertas palabras que me parecían extrañas y qué significaban. Al responder a estas preguntas podemos ampliar su vocabulario y ayudarles a aumentar su nivel de lectura al hacerlo.

Desde la experiencia personal, otro método que es extremadamente impactante para la habilidad de lectura de un adolescente es leer en familia o en grupo.

Creciendo en un ambiente religioso, mi familia leía las escrituras todas las noches. Si alguna vez has leído un texto religioso, puedes saber que la redacción puede ser un poco agotadora a veces, especialmente para los lectores principiantes. Leer el canon religioso u otra literatura de alto nivel de lectura como Austen, Steinbeck, e incluso Shakespeare es extremadamente beneficioso para el aprendizaje de los lectores.

Está comprobado que la mejor manera de aprender un nuevo idioma es por inmersión, esto vale también para los hablantes nativos principiantes.

Al sumergir a los jóvenes lectores en el lenguaje de la literatura de alto nivel, abrimos un mundo de oportunidades y un sentido de aprendizaje superior que les dará un comienzo y una ventaja en el mundo de la lectura temprana.

Involucra a tu hijo en esto, déjalo leer y ayúdalo. Al hacer esto, no sólo aumentará su vocabulario, sino también su velocidad de lectura y su nivel de inteligencia. Este hábito familiar puede tener efectos astronómicamente positivos para tu joven lector y abrirle muchas puertas.

Fomentar la escritura

A medida que tu hijo continúe desarrollando sus destrezas de lectura, la capacidad de adquirir otras destrezas se ampliará. Para ser un gran escritor hay que leer. Creo que lo mismo ocurre con lo contrario, si quieres ser un gran lector, debes escribir.

En tercer grado comencé a desarrollar mi pasión por la escritura. Recuerdo haber escrito las cosas más extravagantes e imaginativas que uno esperaría que escribiera un niño. Disfruté de la libertad y la creatividad que tenía para crear historias con las palabras que aprendí de los demás. De aprender a leer podría aprender a escribir y al escribir podría desarrollar mis habilidades de lectura.

Al animar a tu hijo a escribir, hay muchos resultados. Uno de los más efectivos es que tu hijo comenzará a darse cuenta de la gran cantidad de palabras que su lenguaje tiene para ofrecer.

Querrán describir algo en sus redacciones pero al no tener las palabras adecuadas les introduce al concepto de sinónimos! Mirando palabras similares aprenderán más palabras y aumentarán su capacidad no sólo con su vocabulario sino también con su capacidad de aprender.

Haz que tu hijo te cuente historias

Este es un concepto en el que no se piensa mucho, pero que es muy entretenido, divertido y beneficioso tanto para ti como para tu hijo de siete años. Haz que tu hijo te cuente historias! Al dejar volar la imaginación de su hijo, le abres una puerta a grandes posibilidades.

Puedes ayudarles a añadir a las historias. Al hacer esto, ayudarás a tu hijo a aprender diferentes situaciones y el lenguaje utilizado en esas circunstancias específicas. Esto puede ayudarles a aprender sobre el tono.

Ayúdales a aprender palabras que les cuesta entender para mejorar la historia. En este caso también podrías ayudarles a aprender palabras descriptivas para sustantivos (personas, lugares o cosas)!

Al darle a tu hijo la oportunidad de cambiar las cosas y contarle una historia, tanto su confianza como sus habilidades aumentarán.

Mantén conversaciones con tus hijos

Siguiendo con el método anterior, tener conversaciones con tu(s) hijo(s) es extremadamente importante.

Tus conversaciones pueden ser acerca de cualquier cosa, desde preparar una delicia hasta lo que aprendieron en la escuela ese día. Pregúntales qué aprendieron, qué hicieron en el recreo y viceversa, con lo que lograste tú ese día.

Al tener estas conversaciones abres su mente a diferentes opciones de palabras y descripciones. Podrás ver crecer el vocabulario de tu hijo a medida que piensa en palabras para crear una conversación contigo.

A medida que tu hijo tenga más conversaciones, se dará cuenta de que las conversaciones son diferentes con personas igualmente diferentes.

El lenguaje utilizado entre tú y tu hijo puede ser diferente entre tu hijo y sus abuelos. Con cada nueva generación la jerga es diferente.

Al tener la oportunidad de tener conversaciones con muchos tipos diferentes de personas de diferentes orígenes, serán bien redondeados en las diferentes formas que su lenguaje puede tomar.

Otros métodos

Inscribe a tu hijo en un programa de lectura de verano

Durante mis años de escuela primaria, mi madre nos inscribía a mi hermano y a mí en el programa de lectura de verano de la biblioteca.

Recuerdo lo emocionada que estaba de leer tantos libros como pudiera para llenar mi lista y llegar a mi meta de lectura de verano. También ganaría un premio super guay si pudiera leer un libro a la semana!

Al hacer que tu hijo participe en un programa de lectura, se le anima a leer y a divertirse con él. Lentamente los verás ascender con el nivel de los libros que leen a medida que su lenguaje y vocabulario crecen gradualmente.

Estar en un programa como este también ayuda a tus hijos a interactuar con otros niños de su edad. Estar con sus compañeros puede ayudar a su hijo de siete años a desarrollar habilidades sociales y también a aprender cómo se usa el lenguaje en su propio grupo de edad.

Utiliza tus recursos

Cuando tu hijo está aprendiendo a leer, tener la oportunidad de leer siempre que sea posible es siempre una ventaja.

Cuando veas los medios de comunicación, activa los subtítulos! Aunque esto puede ser una distracción para algunos, le ofrece a tu hijo de siete años la oportunidad de practicar sus habilidades y velocidad de lectura.

Al hacerlo, pueden volver a tener la oportunidad de aprender el lenguaje y el tono utilizado en diferentes situaciones y circunstancias.

Ten un diccionario disponible para tu hijo/a

Cuando lleves libros a tu casa (algo muy maravilloso y emocionante que hacer) asegúrate de tener el libro más esencial: un diccionario.

Antes de que la tecnología hiciera su gran debut para mi generación, le echaba un vistazo a las páginas de mi diccionario con olor a moho de la humedad que había en mi casa. Mi corazón saltó ante la fuente inexplorada de palabras que tenía frente a mí. Me di cuenta de que tenía sed de aprender tantas palabras como pudiera y de usarlas a mi favor.

Tener un diccionario disponible para tu hijo de siete años les da acceso a la misma fuente que yo tenía, igualmente sin explotar. Pueden pasar horas vagando por las páginas, encontrando nuevas e interesantes palabras para describir y crear! Tener esta disponibilidad para tu hijo es una ventaja.

Otra razón para tener un diccionario disponible para tu hijo es que, si no conoces una palabra, su cerebro le asignará una definición sin importar si es correcta o no. Para profundizar más en esto, el cerebro humano es muy interesante en el sentido de que siempre necesita tener un significado que vaya con una palabra, si no nuestro cerebro asignará automáticamente las cosas con un significado, conozcamos o no la definición.

Por ejemplo: tu hijo de siete años puede ver la palabra perro y saber exactamente lo que significa; pero también puede ver la palabra cerdo y no saber lo que significa.  A pesar de no saber lo que significa la palabra cerdo, su cerebro hará una conexión para asignarle un significado. Así que mientras tu hijo de siete años sabe lo que es un perro, el cerdo suena como un perro, así que asumirá que es un tipo de perro.

Tener un diccionario disponible puede ayudar a tu hijo de siete años a aprender las definiciones apropiadas en lugar de que su cerebro asuma una definición incorrecta.

Beneficios

Al implementar todos estos métodos en la enseñanza de tu hijo, encontrarás que tu hijo de siete años de edad será capaz de aprender la habilidad no sólo de leer, sino también de aprender en cada circunstancia que se le dé.

Con estos métodos, tu hijo tendrá la oportunidad de desarrollar sus habilidades de lectura a un ritmo rápido y se encontrará por encima del nivel promedio de sus compañeros.

Con la oportunidad de aumentar la capacidad de lectura a una edad temprana, se pueden encontrar muchas más oportunidades: por ejemplo, en las asignaturas de expresión hablada, la escritura e incluso en el aprendizaje de otro idioma.

Discurso

A través de la lectura, tu hijo de siete años puede descubrir que le gusta hablar y que le gusta hablar en voz alta.

Esto puede conducir a las habilidades de presentación y narración. Puede que disfruten hablando con la misma elocuencia que esa.

Escritura

Al leer, tu hijo de siete años puede decidir que ellos también quieren crear material para que otros como ellos lo lean. Como se dijo antes, para ser un excelente escritor, uno debe ser un lector adúltero.

Aprender otro idioma

La lectura puede abrir la puerta al aprendizaje de un idioma diferente.

Al empezar a dominar un idioma, a veces puede ser una ventaja aprender un idioma diferente y las reglas que se aplican a ese idioma para entender mejor nuestra propia lengua materna.

Al igual que la práctica de un instrumento o la repetición de las obras en un deporte, la lectura consistente nutre y perfecciona nuestras habilidades literarias.

Al igual que los olímpicos o los deportistas de éxito, si tu hijo tiene una pasión, pídele que siga con ella. Las pasiones se convierten en habilidades beneficiosas a largo plazo.

¿Qué pasa si a mi hijo de siete años no le gusta leer?

Estoy seguro de que todos podemos recordar e incluso puede que todavía estemos experimentando la miseria de ser forzados a leer un libro que no queremos.

Ya sea en la escuela secundaria o en la universidad, todos hemos tenido que leer libros que no queríamos. Este es uno de los sentimientos más negativos y poco atractivos del mundo, por lo que es comprensible que tu hijo de siete años sienta lo mismo. A nadie, incluyendo a tu hijo, le gusta sentir la presión de una aparente fecha límite y una necesidad no deseada.

Las edades de seis a ocho años son los momentos más cruciales para un lector joven. Es cuando empiezan a desarrollar verdaderamente sus habilidades de lectura y dan el gran salto hacia la comprensión y el aprendizaje más profundo.

Pero con tanta presión en torno a este concepto, tu hijo de siete años hace que rápidamente pierda el deseo y el interés por la lectura. ¿Cómo puede usted, como padre, tutor y/o maestro, abordar y resolver este problema? Hay algunas maneras:

1) Prueba las cosas desde un ángulo diferente

Si te das cuenta de que tu hijo de siete años de repente carece o no tiene motivación para continuar o incluso empezar a leer, trata de enfocar la situación desde un ángulo diferente al actual.

Todos sabemos que cada individuo tiene su propio punto fuerte, algunos son matemáticos, otros son ingleses, o científicos, o incluso históricos.

Quizás la razón por la que tu hijo de siete años ha dejado de leer es porque están aburridos de lo que leen. Pregúntale a tu hijo sobre sus intereses y luego busca géneros y temas de libros que estén escritos sobre sus intereses. Como resultado, tu hijo estará aprendiendo sobre algo que le gusta y fomentando su habilidad para leer.

Si tu hijo es un matemático, ve a su biblioteca o librería local y busca libros sobre números. Si prefieren un enfoque científico, hay muchos libros sobre astronomía, geología, biología, química y mucho más que despertarían el interés de muchos. Con la historia, hay muchas cosas que encontrar.

Personalmente recuerdo y sigo prefiriendo la ficción histórica como mi preferencia de lectura. Aunque la lectura es, de hecho, en inglés, hay cosas más profundas que se pueden encontrar, como el lenguaje, la poesía, las rimas y los cuentos cortos. Hay algo para cada lector, incluso para los más dormidos.

2) Enseña a tu hijo sobre el concepto de motivación

Es posible que tu hijo de siete años no esté leyendo porque, como se ha dicho antes, les falta motivación. Una de las cosas más poderosas en este mundo es el poder de ser mejor, y en extensión, el deseo de aprender. La escuela misma ha creado un estigma tan negativo a su alrededor que nubla la grandeza real del aprendizaje.

Desde un punto de vista histórico, por ejemplo, John Adams. Ahora sé que puede parecer extraño comparar a tu hijo de siete años con un ex presidente de los Estados Unidos, pero en un sentido mucho más pequeño.

John Adams no sólo es conocido como un ex presidente, sino también como un erudito. Como visitante personal de la casa y la biblioteca de John Adams, he visto cuánto deseaba aprender el Presidente Adams y cómo era beneficioso para su vida.

Mientras tu hijo es todavía joven, tiene la misma oportunidad de tener la misma pasión por el deseo que Adams. Se ha comprobado que cuanto más aprendemos sobre algo que disfrutamos, más disfrutamos aprendiendo y buscándolo.

Si tu hijo no está leyendo, conviértelo en una situación que le guste, ayúdale a aprender cosas nuevas y cuando encuentre información que le emocione, ¡adelante! Lo que aprendemos, no importa a qué edad, es algo que tendremos con cada uno de nosotros por el resto de nuestras vidas.

El conocimiento es la única posesión que nunca se puede quitar.

¿Qué debo hacer si veo a mi hijo de siete años luchando?

Con las nuevas habilidades viene la lucha. Es posible que tu hijo no sea tan bueno en la lectura como los demás, y eso está bien. Es natural tener oposición en todas las cosas, incluyendo la lectura.

Alrededor del cuarenta por ciento de los niños luchan con la lectura, por lo que es perfectamente normal que tu hijo también lo sea. Lo más importante que debe hacer cuando vea que tu hijo está luchando es conseguir que le ayuden inmediatamente a superar cualquier problema que tenga.

Es extremadamente importante que tu hijo reciba la ayuda que necesita tan pronto como sea posible. Esto se debe a que si tu hijo de siete años está matriculado en una escuela pública o privada, después del tercer grado las cosas empezarán a moverse más rápidamente y se volverán más difíciles con sus habilidades de lectura.

Esto hará que sea extremadamente difícil para tu hijo ponerse al día con sus compañeros y su lucha puede continuar por mucho tiempo a lo largo de su carrera académica, lo cual puede ser perjudicial.

Hay muchas maneras de encontrar el tipo de ayuda que su hijo necesita.

Ayudarles puede requerir que te pongas en contacto con el maestro de tu hijo para solicitar más tiempo de profesor individualizado para ayudar a mejorar las habilidades de su hijo. Si la lucha es más profunda, la mayoría de las escuelas tienen programas de tutoría.

Si opciones como ésta o similares no están disponibles, es posible que tengas que seguir buscando. Hay muchos tutores a tiempo parcial y a tiempo completo que se pueden encontrar en línea a través de las aulas online. Cualquiera de estas opciones es excelente para ayudar a tu hijo de siete años a volver a la normalidad.


En general, la lectura es una habilidad muy difícil de perfeccionar, y de hecho es un viaje de toda la vida hacia la perfección.

Nadie es un lector perfecto, pero todos podemos buscar continuamente el progreso de nuestras habilidades, para lograr la comprensión y adquirir conocimiento.

El inglés es un idioma difícil de aprender, al igual que cualquier otro idioma nativo. Hay que estudiarlo y tomarlo en serio.

A medida que ayudamos a nuestro hijo a aprender, no sólo lo veremos crecer, sino que también tendremos la oportunidad de crecer nosotros mismos.

Preguntas Relacionadas

¿A qué edad debe un niño reconocer las letras y los números?

La mayoría de los niños reconocen letras y números entre las edades de tres y cuatro años. Este es sólo un porcentaje general, cada niño es diferente en su aprendizaje. El preescolar y el jardín de infantes son los grados clave en los que se establecen estas habilidades.

¿Cuándo debe un niño saber su abecedario?

La mayoría de los niños comienzan a reconocer las letras entre las edades de dos y tres años. Cuando se trata de conocer la totalidad del alfabeto, esto no se logra normalmente hasta que se tienen entre cuatro y cinco años de edad. En América, esta es la edad preescolar y de kindergarten, durante estos grados los niños se familiarizarán con el ABC y las similitudes de sonido con letras específicas.

Gracias por leer el artículo

¿Te ha gustado? déjame un comentario y dime tu opinión

¿Qué te ha parecido?