Cómo explicar la muerte a un niño de 7 años

Cómo explicar la muerte a un niño de 7 años

La muerte puede ser una experiencia traumática, especialmente para un niño de 7 años. Quería saber cómo explicar este difícil concepto a un niño de 7 años. Investigué un poco y esto es lo que descubrí.

Entonces, ¿cómo le explicas la muerte a un niño de 7 años? es imperativo que seas honesto y comunicativo con términos como, muerte o muerte. Eufemismos como ir a vivir al cielo pueden ser difíciles de comprender para un niño y dificultarán su convalecencia.

Sobre todo, sea paciente y comprensivo con el niño. Los niños de 7 años se toman su tiempo para llegar a un acuerdo cuando ocurre una muerte. Tratan el estrés de una manera diferente a la de los adultos.

Explicando la muerte a un niño de 7 años

La muerte nos afecta a todos. Tenemos un instinto natural para proteger a nuestros seres queridos, especialmente a los niños, de las realidades desagradables del mundo que nos rodea. En un esfuerzo por proteger, a menudo obstaculizamos el crecimiento y la comprensión de aquellos a los que pretendemos proteger.

Antes de discutir cómo abordar la muerte con un niño, es importante que entendamos la mentalidad de un niño de 7 años. Entender el proceso de pensamiento de otro es crítico si queremos ayudarles a entender algo tan abstracto como la muerte.

La mentalidad de un niño de 7 años

Los niños menores de nueve años tienen dificultades para comprender la permanencia de la muerte. En las caricaturas y otras formas de medios a los que un niño está frecuentemente expuesto, la muerte es muy fluida y nunca para siempre.

Comprender esto nos ayuda a entender la necesidad de explicar la permanencia de la muerte a nuestros hijos. Cuando alguien se haya ido, no regresará.

Para hacer frente a la muerte, los niños pueden obsesionarse con el tema, recreando la experiencia a través de dibujos o juguetes. Puede ser tentador tratar de distraer a su hijo con otras actividades más felices, pero es mejor dejar que el niño se adapte a su propia manera.

Recuerde que todos los niños son diferentes. No es raro que un niño no muestre ningún interés en la muerte de un abuelo y, sin embargo, se sienta devastado por el fallecimiento de la mascota de la familia.

Los niños también sufren de diferentes maneras. Esté atento a las señales de duelo de su hijo para ver cómo puede ayudarlo.

Ahora que entendemos un poco mejor cómo piensa un niño, vamos a examinar algunas de las cosas que se hacen y no se hacen para explicar la muerte.

Las ventajas y desventajas de explicar la muerte

No Evitar el Sujeto

Un buen padre o tutor no quiere nada más que la felicidad de su hijo. Puede ser tentador proteger a su hijo de la difícil prueba de la muerte. Como el proceso de pensamiento va, fuera de la vista, fuera de la mente.

Los adultos sienten que si pueden evitar discutir el tema con su hijo, entonces pueden evitar causar cualquier tipo de dolor a su hijo.

Aunque la motivación detrás de esta línea de pensamiento es noble, la práctica puede causar un gran daño a su hijo. Los niños de 7 años son grandes observadores. Si ven algo en el comportamiento o tono de sus padres que transmite angustia o depresión, a menudo tendrán demasiado miedo para preguntar al respecto.

Incluso si pones una buena cara alrededor de tus hijos, ellos verán a través de ella. No tenga miedo de compartir su dolor con sus hijos. Si los niños no entienden por qué sus padres están estresados, se preocuparán más por sus propias emociones.

No tenga miedo de no tener todas las respuestas

A menudo no deseamos discutir estos problemas con nuestros hijos porque no tenemos todas las respuestas. Tememos escuchar las preguntas, ¿por qué sucedió esto? o, ¿qué se siente al morir? porque nosotros mismos no lo sabemos.

No tenga miedo cuando responda preguntas difíciles con sinceridad. Usted puede sorprenderse del amor que puede sentir con su hijo cuando tiene una conversación abierta sobre una conversación tan difícil como ésta.

No use eufemismos

No uses eufemismos cuando hables de la muerte. Parece más fácil decir que la abuela se fue a vivir con los ángeles que hablar directamente de la muerte, pero estos términos pueden ser muy aterradores y confusos para un niño.

Leí una historia donde una madre amorosa, en un intento de proteger las emociones de su hijo de 7 años, dijo que Dios se llevó a su hermana a vivir con él. En lugar de consolarlo, el hijo desarrolló un profundo resentimiento por Dios y un temor constante de que Dios se lo llevara también.

Si usted no ha criado a su hijo en un hogar religioso, evite usar términos religiosos. Hablar de Dios, del cielo y de los ángeles a un niño que no está familiarizado con esta terminología es confuso y aterrador.

La muerte es difícil incluso para los adultos. En estos tiempos difíciles, es tentador tratar de salvar a su hijo de la pena. Resista la tentación de evitar la discusión con su hijo y hable con él abierta y libremente.

Prepare a su hijo

Mientras sus hijos son pequeños, busque oportunidades para enseñarles sobre la muerte. Sé que esto puede parecer morboso, pero hay formas apropiadas de hacerlo.

Leí sobre las experiencias que tuvo una madre al explicarle la muerte a su hijo de 3 años. Ella lo llevó a una de sus plantas de interior muertas y le explicó que ya no crecería más. Ya no necesitaría la luz del sol ni el agua. También hizo hincapié en la permanencia de la muerte.

Ya sea que usted lo sepa o no, su hijo ya ha estado expuesto a la muerte bastante tiempo. A través de los programas que ven, las historias que leen, la muerte prevalece siempre en la sociedad.

Aproveche las oportunidades en las que la muerte se muestra a su favor. Si ves un pájaro muerto al lado de tu casa. Habla con tu hijo sobre ello. Si el perro de su vecino muere, esta podría ser una oportunidad para hablar de la muerte. Incluso en películas como DisneysUpwhere una muerte ocurre podría ser una buena oportunidad para hablar de ello.

El punto es preparar a su hijo para cuando una muerte ocurra cerca de su casa. Es mucho más fácil hablar de ello ahora que en el futuro.

Cíñase a una rutina normal

Para ayudar a su hijo a sobrellevar la muerte, ayúdelo a mantenerse lo más cerca posible de una rutina normal. Una de las tristes realidades de la vida es que incluso cuando ocurre algo tan trágico como la muerte de un ser querido, el mundo sigue girando.

Los niños pueden beneficiarse enormemente de cierta normalidad durante las circunstancias traumáticas. Si su hijo de 7 años de edad es capaz, envíelo a la escuela, ayúdelo a asistir a sus partidos de béisbol, incluso si necesita que un vecino lo lleve.

Ahora, no estoy abogando por que finjas que no pasó nada y que envíes a tu hijo como si todo fuera de maravilla. Eso es irresponsable. Si su hijo de 7 años necesita tomarse unos días libres para aceptar la muerte, está perfectamente bien.

Sin embargo, es importante que trate de volver a su rutina normal lo más rápido posible. La familiaridad en la vida puede ser muy reconfortante en los momentos difíciles.

La actividad también ayudará a que su hijo se concentre en otras cosas y se sienta mejor más rápido.

Asegure a su hijo que la muerte no es su culpa

Los niños sienten que el mundo gira en torno a ellos mismos. Al carecer de experiencia de vida y de conocimientos sobre cómo funciona el mundo, los niños a menudo se culpan a sí mismos por una muerte en la familia.

Esta línea de pensamiento es terriblemente equivocada y puede ser perjudicial para su hijo.

Explique que la muerte es algo natural y que no hay nada que se pueda hacer para detenerla. Especialmente en casos de accidente o enfermedad. Declarar claramente que no había nada que nadie pudiera hacer al respecto, y que no podemos traer a la abuela de vuelta.

Usted puede aliviar la culpa que su hijo puede sentir a través de una discusión abierta y una seguridad amorosa.

Acercándose al Funeral

Muchos padres se preguntan si se debe permitir que sus hijos pequeños asistan al funeral. ¿Sería demasiado traumático para un niño? ¿Serán capaces de comportarse?

La respuesta es simple. Hable con su hijo y explíquele qué es el funeral y qué hace la gente en los funerales. Dígales cuánto tiempo es, y que se espera que se comporten todo el tiempo que estén allí.

Si su hijo expresa interés en ir, entonces se le debe permitir ir. Los niños de 7 años de edad tienen la edad suficiente para permanecer sentados por períodos prolongados de tiempo y les irá bien en un funeral.

No es una mala idea traer a una niñera o estar dispuesto a irse por un tiempo si su hijo se pone demasiado quisquilloso.

Si usted asiste a la velada con su hijo, explíquele que la persona que duerme está muerta. Ver el cuerpo tirado allí, luciendo normal puede ser confuso para un niño.

Consolando a un niño en duelo

Cuando una tragedia golpea cerca de casa, los niños se alteran. Los niños no piensan de la misma manera que los adultos, por lo que puede ser difícil entender lo que necesitan para sentirse mejor.

Aquí discutiremos cómo usted puede relacionarse con un niño de 7 años y ayudar a consolarlo.

Responder a las preguntas

Los niños son curiosos por naturaleza y tendrán muchas preguntas sobre la muerte. No rehúyas estas preguntas cuando lleguen. Sea un adulto e involucre a su hijo. Es posible que se sientan nerviosos al acercarse a usted acerca del tema.

Ayude a su hijo a saber que no hay preguntas que no sean aceptables. Usted puede ayudar a crear un ambiente abierto respondiendo preguntas sinceramente, incluso las más difíciles.

Nunca le moleste a su hijo cuando le haga una pregunta. Ellos no se sentirán cómodos hablando con usted acerca de esto y en su lugar embotellarán sus emociones.

Esté preparado para responder las mismas preguntas una y otra vez. Cuando esto sucede, el niño no busca un significado más profundo en sus respuestas. Sólo buscan la seguridad de que lo que usted dijo realmente sucedió. Es una forma de entender el concepto abstracto de la muerte.

Los niños de 7 años necesitan opciones

Al igual que cualquier adulto, un niño se siente valorado e importante cuando tiene algunas opciones para elegir. Deje que un niño elija cómo participará en el memorial de un ser querido, por ejemplo.

Si la abuela muere, ¿quieren decir unas palabras en el funeral? ¿O prefieren hacer un dibujo y exponerlo en alguna parte? ¿Quieren participar en algo?

¿Quieren colgar cuadros de un ser querido en casa? O es que el recordatorio constante es demasiado para el niño. Incluso elecciones simples como qué flores se usan en el servicio o en qué ataúd está enterrado el ser querido pueden ayudar a que el niño se sienta importante.

Si usted tiene más de un hijo, no asuma que lo que un niño quiere es lo que el otro niño quiere. Déle a todos los niños de su familia opciones.

Hable sobre la persona que murió

Lo peor que se puede hacer cuando alguien muere es hacer que hablar de ello sea tabú. Sé que puede ser muy difícil hablar de alguien después de que se ha ido, pero no es saludable dejar que todas esas emociones se acumulen dentro de ellos.

Al compartir un recuerdo sobre esa persona, usted puede romper tabúes y ayudar a su hijo a compartir sus sentimientos sobre lo que pasó. Algo tan simple como que tu mamá era una cantante hermosa, o que era la película favorita de papá, puede ser útil para iniciar una discusión.

A muchos niños también les gusta tener recuerdos para ayudar a recordar a la persona que falleció. El cepillo de pelo viejo de mamá o la caña de pescar de papá pueden ayudar a los niños a mantener vivo el recuerdo del difunto.

Al hablar de la muerte, reconozca que cada persona lo hace a su manera. Algunos niños pueden estar más abiertos a hablar; otros no. Es su trabajo como padre crear un ambiente seguro donde los niños puedan discutir si así lo desean.

Entender que los niños se afligen de diferentes maneras

Algunos niños de 7 años harán muchas preguntas, otros preferirán estar solos. Todas las personas reaccionan de forma diferente ante situaciones difíciles como ésta y tenemos que respetarlas.

Creo que la mejor manera de manejar esto es preguntarle a un niño si quiere hablar. Siempre es mejor ser el adulto e iniciar la conversación. Si un niño no quiere hablar, respete eso, pero no deje de lado el tema.

Asegúrele constantemente a su hijo de 7 años que usted siempre está disponible para hablar si es necesario.

Escuchar

Más importante que hablar es escuchar. A menudo, cuando escuchamos, buscamos maneras de solucionar el problema. Problemas tan complejos y punzantes como la muerte no pueden ser solucionados. Los niños necesitan tiempo para sanar, e incluso entonces nunca lo superarán por completo.

No trate de ser el manitas de las necesidades emocionales de sus hijos. Y por favor, no des un consejo terrible como: «Supéralo». Qué cosa tan terrible para decirle a alguien que vino a usted por palabras de bondad.

Amar escuchando a su hijo y sentir empatía con él. Los niños pequeños a menudo responden bien con el contacto físico. Un abrazo puede decir cosas que las palabras a veces no pueden comunicar. Recuerde que todos los niños son diferentes.

Lo que funciona para un niño puede no funcionar para otro.

Sé feliz

Está bien tomar un descanso del duelo. No es irrespetuoso a la memoria de la persona reír o ser gracioso. Los niños especialmente pueden agotarse si no se les permite un descanso del duelo.

Los niños de siete años pueden estar más inclinados a jugar y distraerse inmediatamente después de una muerte que los adultos. Esto es normal. Déle a su hijo tiempo para llorar y deje que lo haga en su propio tiempo.

No es pecado sonreír y ser feliz, aunque alguien haya fallecido.

Dígale a su hijo de 7 años lo que debe esperar

Si los grandes cambios en la vida son inminentes como resultado de la muerte, explícaselo a tu hijo. Lo desconocido es aterrador y los niños necesitan especialmente una cabeza

Dígale a un niño que su tía lo recogerá de la escuela, como lo hacía la abuela. O que la abuela vivirá en nuestra casa ahora que el abuelo murió.

Si usted le dice a un niño cuáles son los grandes cambios que se avecinan más temprano que tarde, será capaz de sobrellevarlos más fácilmente cuando ocurran los cambios.

Conclusión

No existen los padres perfectos. Usted no sabrá exactamente cómo explicarle la muerte a su hijo de 7 años, y eso está bien.

Sean siempre abiertos y cariñosos. Sea honesto si no sabe la respuesta a todas las preguntas que tiene su hijo de 7 años.

Si usted es paciente y honesto, podrá ayudar a su hijo en estos tiempos difíciles.

Preguntas adicionales

¿Durante cuánto tiempo se aflige un niño? Al igual que los adultos, los niños no tienen horario cuando se trata del duelo. Un niño puede volver a la normalidad en unos pocos meses, o puede parecer diferente durante toda su vida.

Las personas son diferentes y tenemos que acomodarnos a sus diferencias. El hecho de que usted maneje algo de una manera no significa que funcionará para todos los demás.

¿Los bebés se afligen? El duelo no es exclusivo de ningún grupo de edad e incluso los bebés se afligen. El dolor se manifiesta en los bebés a través de la pérdida de apetito, la posible pérdida de peso y la irritabilidad.

Pero cada persona es diferente. Un bebé se comportará de manera diferente después de una experiencia traumática que otro.

Gracias por leer el artículo

¿Te ha gustado? déjame un comentario y dime tu opinión

¿Qué te ha parecido?