¿Pueden los niños de 7 años tener depresión?

Pueden los niños de 7 años tener depresión

La depresión es una enfermedad mental que se discute comúnmente y es algo con lo que yo mismo lucho. A veces, sin embargo, no consideramos el hecho de que los niños también pueden tener depresión. Quería saber si un niño de 7 años podía sufrir depresión, así que investigué un poco.

Una persona de cualquier edad puede manifestar los síntomas de la depresión, y eso incluye a un niño de 7. La depresión puede ser causada por una serie de cosas, como la pérdida de un ser querido, el abuso o la genética. Los síntomas pueden incluir irritabilidad, no comer y dormir más de lo normal.

Ver signos de depresión en su hijo de 7 años puede ser muy aterrador. Pero es importante mantener la cabeza, saber lo que está pasando en el cerebro de su hijo y saber cómo arreglarlo.

Cómo funciona la depresión

El primer paso para abordar la depresión es saber qué es y cómo funciona. Conocer a la bestia es la mitad de la batalla aquí. Muchos errores los cometen los padres de los niños que sufren de depresión, simplemente porque saben muy poco al respecto.

Según Healthline, la depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta la manera en que usted piensa, siente y se comporta. Causa sentimientos de tristeza o desesperanza que pueden durar desde unos pocos días hasta unos pocos años. Esto es diferente a estar molesto por un pequeño contratiempo o decepción en su día.

Algunas personas pueden experimentar depresión leve sólo una vez en su vida, mientras que otras tienen varios episodios graves a lo largo de su vida. Esta forma más grave, duradera e intensa de depresión se conoce como trastorno depresivo mayor (TMA). También se le puede llamar depresión clínica o depresión mayor.

Hay tres partes del cerebro que parecen desempeñar un papel en los TDM: el hipocampo, la amígdala y la corteza prefrontal.

El hipocampo está ubicado cerca del centro del cerebro. Almacena memorias y regula la producción de una hormona llamada cortisol. El cuerpo libera cortisol durante momentos de estrés físico y mental, incluso durante momentos de depresión.

Los problemas pueden ocurrir cuando se envían cantidades excesivas de cortisol al cerebro debido a un evento estresante o a un desequilibrio químico en el cuerpo.

En un cerebro sano, las células cerebrales (neuronas) se producen a lo largo de la vida adulta de una persona en una parte del hipocampo llamada el gyrus dentado. Sin embargo, en las personas con MDD, la exposición a largo plazo al aumento de los niveles de cortisol puede retardar la producción de nuevas neuronas y hacer que las neuronas en el hipocampo se reduzcan. Esto puede conducir a problemas de memoria.

La corteza prefrontal se encuentra en la parte frontal del cerebro. Es responsable de regular las emociones, tomar decisiones y formar memorias. Cuando el cuerpo produce una cantidad excesiva de cortisol, la corteza prefrontal también parece encogerse.

La amígdala es la parte del cerebro que facilita las respuestas emocionales, como el placer y el miedo. En las personas con MDD, la amígdala se agranda y se vuelve más activa como resultado de la exposición constante a altos niveles de cortisol. Una amígdala hiperactiva y agrandada, junto con la actividad anormal en otras partes del cerebro, puede resultar en alteraciones en el sueño y patrones de actividad.

También puede hacer que el cuerpo libere cantidades irregulares de hormonas y otros químicos en el cuerpo, lo que lleva a mayores complicaciones.

Muchos investigadores creen que los altos niveles de cortisol juegan el papel más importante en el cambio de la estructura física y las actividades químicas del cerebro, desencadenando la aparición de MDD. Normalmente, los niveles de cortisol son más altos en la mañana y disminuyen en la noche. Sin embargo, en las personas con MDD, los niveles de cortisol siempre son elevados, incluso en la noche.

Hasta el 3% de los niños y el 8% de los adolescentes en los Estados Unidos sufren de depresión. La depresión es significativamente más común en niños menores de 10 años. Pero a la edad de 16 años, las niñas tienen una mayor incidencia de depresión.

El trastorno bipolar es más común en los adolescentes que en los niños pequeños; sin embargo, puede ser más grave en los niños que en los adolescentes. También puede ocurrir con, o estar oculto por, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o el trastorno de conducta (TC).

Al igual que en los adultos, la depresión en los niños puede ser causada por cualquier combinación de factores relacionados con la salud física, los eventos de la vida, los antecedentes familiares, el medio ambiente, la vulnerabilidad genética y las alteraciones bioquímicas. La depresión no es un estado de ánimo pasajero, ni es una condición que desaparecerá sin el tratamiento adecuado.

Los niños con antecedentes familiares de depresión están en mayor riesgo de experimentar depresión ellos mismos.

Los niños cuyos padres sufren de depresión tienden a desarrollar su primer episodio de depresión antes que los niños cuyos padres no lo hacen. Los niños de familias caóticas o en conflicto, o los niños y adolescentes que abusan de sustancias como el alcohol y las drogas, también tienen mayor riesgo de depresión.

Así que sabemos que la depresión a veces puede ser hereditaria. Esto sugiere que existe al menos un vínculo genético parcial con la depresión. Los niños, hermanos y padres de personas con depresión severa son algo más propensos a sufrir de depresión que los miembros de la población general.

Múltiples genes que interactúan entre sí de maneras especiales probablemente contribuyen a los diversos tipos de depresión que se dan en las familias. Sin embargo, a pesar de la evidencia de un vínculo familiar con la depresión, es poco probable que exista un solo gen de la depresión, sino más bien, muchos genes que contribuyen con pequeños efectos hacia la depresión cuando interactúan con el medio ambiente.

Factores de riesgo, complicaciones y otras causas

Los genes no son ciertamente lo único que puede causar que su hijo de 7 años tenga depresión. Y hay muchos factores y complicaciones que vienen con la depresión y que a veces no se reconocen.

Los factores que parecen aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar la depresión incluyen:

  • Ciertos rasgos, como baja autoestima, peso, estatura o apariencia general
  • Acontecimientos traumáticos o estresantes, como el abuso físico o sexual, o la muerte o pérdida de un ser querido
  • Familiares consanguíneos con antecedentes de depresión, trastorno bipolar, alcoholismo o suicidio
  • Antecedentes de otros trastornos de salud mental, como el trastorno de ansiedad, los trastornos alimentarios o el trastorno de estrés postraumático
  • Enfermedad grave o crónica, incluyendo cáncer, dolor crónico o enfermedad cardíaca

La depresión es un trastorno grave que puede tener consecuencias terribles para usted y su familia. La depresión a menudo empeora si no se trata, resultando en problemas emocionales, de comportamiento y de salud que afectan cada área de su vida.

Ejemplos de complicaciones asociadas con la depresión incluyen:

  • Exceso de peso u obesidad, lo cual puede llevar a que se presente cardiopatía y diabetes
  • Dolor o enfermedad física
  • Abuso de alcohol o drogas
  • Ansiedad, trastorno de pánico o fobia social
  • Conflictos familiares, dificultades en las relaciones y problemas en el trabajo o en la escuela
  • Aislamiento social
  • Sentimientos suicidas, intentos de suicidio o suicidio
  • Automutilación, como cortar

Diagnóstico y síntomas

Los síntomas de la depresión en los niños varían. A menudo no se diagnostica y no se trata porque se transmiten como cambios emocionales y psicológicos normales que ocurren durante el crecimiento.

Los primeros estudios médicos se centraron en la depresión enmascarada, en la que el estado de ánimo deprimido de un niño se evidenciaba a través de la actuación o el comportamiento de enojo. Aunque esto ocurre, particularmente en los niños más pequeños, muchos niños muestran tristeza o un estado de ánimo bajo similar al de los adultos que están deprimidos.

Los síntomas primarios de la depresión giran en torno a la tristeza, un sentimiento de desesperanza y cambios de humor.

Los signos y síntomas de la depresión en los niños incluyen:

  • Irritabilidad o enojo
  • Sentimientos continuos de tristeza y desesperanza
  • Aislamiento social
  • Aumento de la sensibilidad al rechazo
  • Cambios en el apetito que aumentaron o disminuyeron
  • Cambia el insomnio o el sueño excesivo
  • Estallidos vocales o llanto
  • Dificultad para concentrarse
  • Fatiga y baja energía
  • Quejas físicas (como dolores de estómago, dolores de cabeza) que no responden al tratamiento
  • Disminución de la capacidad para desempeñarse durante eventos y actividades en casa o con amigos, en la escuela, en actividades extracurriculares y en otros pasatiempos o intereses
  • Sentimientos de inutilidad o culpa
  • Deterioro del pensamiento o de la concentración
  • Pensamientos de muerte o suicidio

No todos los niños tienen todos estos síntomas. De hecho, la mayoría mostrará diferentes síntomas en diferentes momentos y en diferentes entornos.

Aunque algunos niños pueden continuar funcionando razonablemente bien en ambientes estructurados, la mayoría de los niños con depresión significativa sufrirán un cambio notable en sus actividades sociales, pérdida de interés en la escuela y bajo rendimiento académico, o un cambio en su apariencia.

Su hijo puede insistir en que está bien o puede negar que está experimentando algún problema. Muchos padres hacen pasar la irritabilidad como una fase o asumen su parte del desarrollo normal. Pero, la irritabilidad que dura más de dos semanas puede ser un signo de depresión.

Los niños más pequeños a menudo carecen de las habilidades lingüísticas necesarias para verbalizar su estado de ánimo. Los niños mayores que tienen una mejor comprensión de lo que significa la depresión pueden sentirse avergonzados o preocupados de que son diferentes.

Por lo general es mejor no hacer muchas preguntas. En su lugar, lleve un diario que lleve un registro de los cambios en el estado de ánimo o en el comportamiento que está observando. Luego, usted tendrá un registro claro para mostrarle a un médico para que pueda tratar sus inquietudes.

Aunque es relativamente raro en los jóvenes menores de 12 años, los niños pequeños intentan suicidarse y pueden hacerlo impulsivamente cuando están molestos o enojados. Las niñas son más propensas a intentar suicidarse, pero los niños son más propensos.

Los niños con antecedentes familiares de violencia, abuso de alcohol o abuso físico o sexual están en mayor riesgo de suicidio, al igual que aquellos con síntomas depresivos.

Si los síntomas de depresión en su hijo han durado por lo menos dos semanas, usted debe programar una visita con su médico para asegurarse de que no hay razones físicas para los síntomas y para asegurarse de que su hijo reciba el tratamiento adecuado.

También se recomienda una consulta con un profesional de la salud mental que se especialice en niños. Tenga en cuenta que el pediatra puede pedir hablar con su hijo a solas.

Una evaluación de salud mental debe incluir entrevistas con usted (el padre o la madre o el cuidador principal) y su hijo, y cualquier prueba psicológica adicional que sea necesaria.

La información de los maestros, amigos y compañeros de clase puede ser útil para demostrar que estos síntomas son consistentes durante las diversas actividades de su hijo y son un cambio marcado con respecto al comportamiento anterior.

No hay pruebas médicas o psicológicas específicas que puedan mostrar claramente la depresión, pero herramientas como los cuestionarios (tanto para el niño como para los padres) combinados con información personal, pueden ser muy útiles para ayudar a diagnosticar la depresión en los niños.

Algunas veces esas sesiones de terapia y cuestionarios pueden revelar otras preocupaciones que contribuyen a la depresión como el TDAH, el trastorno de conducta y el TOC.

Tratamientos

Según WebMD y Healthline, los expertos han encontrado que equilibrar la cantidad de cortisol y otros químicos en el cerebro puede ayudar a revertir cualquier encogimiento del hipocampo y tratar los problemas de memoria que puede causar. La corrección de los niveles químicos del cuerpo también puede ayudar a reducir los síntomas de MDD.

Existen varios medicamentos comunes que pueden combatir los efectos negativos de la depresión en el cerebro al ayudar a equilibrar los químicos en el cerebro. Estos incluyen

  • inhibidores selectivos de la captación de serotonina (ISRS): Estos medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de MDD al cambiar los niveles de un químico llamado serotonina en el cerebro. Ejemplos de ISRS incluyen fluoxetina (Prozac), paroxetina (Paxil) y citalopram (Celexa).
  • inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (IRSN) y antidepresivos tricíclicos: Cuando se usan juntos, estos medicamentos pueden aliviar los síntomas de MDD al alterar las cantidades de serotonina y norepinefrina en el cerebro. Estos productos químicos ayudan a mejorar el estado de ánimo y los niveles de energía. Ejemplos de IRSN incluyen duloxetina (Cymbalta) y venlafaxina (Effexor XR). La imipramina (Tofranil), la nortriptilina (Pamelor) y la trimipramina (Surmontil) son ejemplos de antidepresivos tricíclicos.
  • inhibidores de la recaptación de norepinefrina dopamina (INDR): Estos medicamentos ayudan a las personas con MDD al aumentar los niveles de los químicos que estimulan el estado de ánimo, la norepinefrina y la dopamina en el cerebro. El bupropión (Wellbutrin) es un tipo de NDRI que se puede usar.
  • inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO): Estos medicamentos ayudan a aliviar los síntomas de MDD al aumentar la cantidad de norepinefrina, serotonina y dopamina en el cerebro. También pueden mejorar la comunicación de las células cerebrales
  • antidepresivos atípicos: Este grupo de medicamentos incluye tranquilizantes, estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos. Estos medicamentos pueden bloquear la comunicación entre las células cerebrales para relajar el cuerpo.

Además de los medicamentos, ciertos procedimientos médicos también pueden afectar el cerebro para ayudar a aliviar los síntomas de MDD. Estos incluyen

  • Terapia electroconvulsiva (ECT, por sus siglas en inglés), que consiste en pasar corrientes eléctricas a través del cerebro para estimular la comunicación entre las células cerebrales.
  • Estimulación magnética transcraneal (EMT), que consiste en enviar impulsos eléctricos a las células cerebrales que regulan el estado de ánimo.

Los investigadores también creen que la psicoterapia puede alterar la estructura cerebral y ayudar a aliviar los síntomas de MDD. Específicamente, la psicoterapia parece fortalecer la corteza prefrontal.

Hay otras maneras de mejorar la salud cerebral y ayudar a recuperarse de los MDD sin intervención médica. Estos incluyen

  • Comer alimentos saludables y mantenerse activo, lo que estimula las células cerebrales y fortalece la comunicación entre ellas.
  • Dormir bien, lo que ayuda a crecer y reparar las células cerebrales.

Las opciones de tratamiento para los niños con depresión son similares a las de los adultos, incluyendo psicoterapia (asesoramiento) y medicamentos. El papel que la familia y el entorno del niño desempeñan en el proceso de tratamiento es diferente al de los adultos.

El médico de su hijo puede sugerir psicoterapia en primer lugar, y considerar la medicina antidepresiva como una opción adicional si no hay mejoría significativa. Los mejores estudios hasta la fecha indican que una combinación de psicoterapia y medicamentos es lo más efectivo para tratar la depresión.

Los estudios muestran que el antidepresivo Prozacis es efectivo para tratar la depresión en niños y adolescentes. El medicamento está oficialmente reconocido por la FDA para el tratamiento de niños de 8 a 18 años con depresión.

Se pueden elegir otros medicamentos si hay otras enfermedades coexistentes que contribuyen a la depresión.

Suicidio

Pocas cosas son tan desgarradoras y aterradoras como el suicidio. Los paramédicos han informado de un número cada vez mayor y constante de suicidios.

Están ocurriendo más y las víctimas son cada vez más jóvenes. Al investigar para este artículo, encontré la historia de una niña de 6 años que se había ahorcado con una cuerda para saltar. Había dejado una nota, escrita con las escasas palabras del niño que era: Estoy triste por lo que hago.

Es imperativo que usted vigile a su hijo cuidadosamente, asegurándose de anotar cualquier comportamiento que parezca ser suicida de alguna manera. Tome estos comportamientos muy en serio. Algunos ejemplos de conductas particularmente preocupantes serían:

  • Muchos síntomas depresivos (cambios en la alimentación, el sueño, las actividades)
  • Aislamiento social, incluido el aislamiento de la familia
  • Hablar de suicidio, desesperanza o impotencia
  • Aumento de la actuación de conductas indeseables (sexuales/conductuales)
  • Aumento de las conductas de riesgo
  • Accidentes frecuentes
  • Abuso de sustancias
  • Enfoque en temas morbosos y negativos
  • Hablar sobre la muerte y la muerte
  • Aumento del llanto o reducción de la expresión emocional
  • Deshacerse de las posesiones

Según la Dra. Eileen Kennedy-Moore, el suicidio en niños es muy raro. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, menos de 2 de cada un millón de niños de 5 a 11 años morirán por suicidio. En promedio, alrededor de 33 niños menores de 12 años se suicidan cada año en los Estados Unidos.

Moore cita un nuevo estudio de Arielle Sheftall del Instituto de Investigación del Hospital Nacional de Niños y sus colegas que analizaron datos nacionales sobre niños (de 5 a 11 años) y adolescentes jóvenes (de 12 a 14 años) que murieron por suicidio entre los años 2003 y 2012.

Encontraron algunas similitudes y diferencias importantes al comparar estos dos grupos. Veamos primero las similitudes.

Ambos grupos tienen significativamente más niños que niñas: el 85% de los niños y el 70% de los adolescentes que murieron por suicidio eran varones. El método más común de suicidio fue el ahorcamiento/estrangulación/ asfixia (81% de los niños y 64% de los adolescentes).

El siguiente método más común fue el de las armas de fuego (14% de los niños, 30% de los adolescentes).

En ambos grupos, casi todas las muertes ocurrieron en el hogar (98% de los niños; 88% de los adolescentes jóvenes) y entre el mediodía y la medianoche (81% de los niños; 77% de los adolescentes jóvenes).

En ambos grupos, los problemas de relación se relacionaron con el suicidio: el 60% de los niños que murieron por suicidio y el 46% de los adolescentes jóvenes tenían problemas con sus amigos o familiares. Los problemas escolares y las crisis recientes fueron otros desencadenantes comunes (cada uno de ellos presente en entre el 30 y el 40% de los casos, tanto para los niños como para los adolescentes).

Sheftall y sus colegas también encontraron algunas diferencias sorprendentes relacionadas con la raza y la enfermedad mental entre los dos grupos de edad que habían muerto por suicidio.

En general, más niños blancos que negros murieron por suicidio, pero los niños negros representaron un número desproporcionado de muertes por suicidio: el 37% de los niños que murieron por suicidio eran negros frente al 12% de los adolescentes jóvenes.

Otra investigación del Instituto de Investigación del Hospital Nacional de Niños encontró que el índice de suicidio entre los niños negros ha aumentado, mientras que el índice entre los niños blancos ha disminuido.

Compararon las tasas de suicidio infantil en dos períodos de cuatro años, uno a partir de 1993 y el otro a partir de 2008. Para los niños negros, la tasa de suicidio aumentó de 1.36 a 2.54 por millón, mientras que para los niños blancos bajó de 1.14 a 0.77 por millón.

No sabemos por qué.

Cerca de un tercio de los niños y adolescentes que murieron por suicidio tenían problemas de salud mental, pero los dos grupos de edad difirieron en el tipo de trastorno que era más prevalente.

Para los niños pequeños que murieron de suicidio y problemas de salud mental, el Trastorno de Déficit de Atención fue casi el doble de común que la Depresión/Distimia (59% ADD/ADHD vs. 33% depresión), pero entre los niños mayores, la depresión fue casi el doble de común que el ADHD (2

Aterradoramente, Sheftall descubrió que sólo alrededor de un tercio de los niños o adolescentes jóvenes que murieron por suicidio le dijeron a alguien que tenían la intención de suicidarse.

Tal vez no creyeron que podían decírselo a nadie. Tal vez no querían que nadie lo supiera. O tal vez era animpulsivo y no tuvieron tiempo de decírselo a nadie.

Moore también cita a Abby Ridge Anderson de la Universidad Católica de América y a sus colegas, y cita su impresión clínica de que los niños que están preocupados por el suicidio, aunque no anhelan tanto la terminación de su existencia biológica como el deseo de control, la empatía, la aceptación, el reconocimiento, la validación y la pronta capacidad de respuesta interpersonal de las personas clave en la vida del niño.

En otras palabras, desean desesperadamente que las cosas mejoren, pero no pueden encontrar maneras más efectivas de manejar sus problemas o disminuir su angustia, por lo que el suicidio se perfila como una opción atractiva.

Ridge Anderson sugiere que puede haber dos subtipos de niños suicidas: Un subtipo se siente deprimido, sin esperanza, sin valor y sin poder disfrutar; el otro es más agresivo, irritable, perturbador, buscador de sensaciones e impulsivo.

Este último subtipo parece ser más común entre los niños pequeños que entre los adolescentes.

La oscura comprensión de la muerte, los problemas en las relaciones, la prevalencia del TDA/H y el deseo de controlarlos en conjunto pintan un cuadro que sugiere que, al menos en algunos casos, los niños experimentan una interacción estresante, se sienten extremadamente angustiados pero no saben cómo sobrellevarla, y luego actúan impulsivamente para herirse a sí mismos, tal vez sin esperar realmente morir.

Los expertos en suicidio enfatizan unánimemente la importancia de preguntar acerca de los pensamientos o acciones suicidas como un paso importante hacia la prevención. Esto no pone ideas en la cabeza de los niños, pero podría darles una apertura importante para pedir ayuda.

Por ejemplo, usted podría preguntarse, ¿Alguna vez las cosas se han puesto tan mal que ha pensado en lastimarse? o ¿Alguna vez ha deseado estar muerto? o ¿Alguna vez ha querido irse a dormir y no despertarse nunca? o incluso A veces, cuando los niños se sienten muy molestos, piensan en suicidarse. ¿Te ha pasado alguna vez?

Si las respuestas de su hijo le causan preocupación, o si usted tiene la sensación de que las cosas no están bien, busque ayuda. Es mejor errar por el lado de la precaución.

Dependiendo de la urgencia de la situación, puede llamar al 911 o ir a la sala de emergencias más cercana, llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (8255), o llamar al pediatra de su hijo para pedir una remisión a un profesional de salud mental.

Si usted ha perdido a un niño a causa del suicidio, ninguna palabra puede aliviar su angustia, pero sepa que no está solo. Obtenga apoyo de amigos, familiares, su comunidad, un profesional de salud mental y/o un grupo de apoyo en línea como Padres de Suicidios (PdS).

El suicidio nunca es culpa de nadie. Incluso cuando usted extraña a su hijo y se aflige por el futuro perdido de su hijo, trate de encontrar algo de consuelo honrando sus recuerdos de la vida de su hijo.

Preguntas Relacionadas

¿Todos los antidepresivos funcionarán para mi hijo? Los antidepresivos son cosas bastante difíciles de corregir. El cerebro es complejo, por lo que es difícil estabilizarlo y ajustarlo correctamente. Usted encontrará que no todos los antidepresivos funcionarán para su hijo de 7 años de edad.

Además, algunos medicamentos pueden tener efectos extremadamente adversos en su hijo. Algunos antidepresivos pueden empeorar la depresión. Prepárese para varios meses de prueba y error para que las cosas funcionen correctamente.

¿Es la consejería una buena opción para mi hijo de 7 años? Muchos pediatras recomiendan terapia o asesoría antes de recetar antidepresivos para un niño de tan sólo 7 años de edad, pero para algunos, la asesoría puede parecer una manera ineficiente de tratar el problema en cuestión.

Sin embargo, una charla semanal con el consejero adecuado puede ayudar a su hijo más de lo que usted piensa. Hablar de sus problemas con alguien que tenga experiencia en esta área y aprender sobre las maneras de lidiar con sus sentimientos puede funcionar tan bien como cualquier medicamento.

¿Ayudará un animal de servicio con la depresión de mi hijo? Los animales de servicio son animales que han sido entrenados para ayudar con las discapacidades de su dueño. Por ejemplo, tienen perros de servicio para la depresión y la ansiedad, pero es una opción extremadamente costosa.

La mayoría de los perros de servicio cuestan entre 15.000 y 30.000 dólares. Estos perros están entrenados muy específicamente para las necesidades de cada dueño individual. Una opción significativamente más barata podría ser la obtención de un animal de apoyo emocional (AEE).

Estos animales no son entrenados como sus costosos colegas. Más bien, consuelan a su dueño sólo con su presencia.

Gracias por leer el artículo

¿Te ha gustado? déjame un comentario y dime tu opinión

¿Qué te ha parecido?